Exclusiva | “Expreso de un político” Reyes Gabriel Hernández: “…recibí un alfiler que pusieron por debajo de mis uñas muchas veces”

Reyes DGCIM

Loading

Caracas, 8 de mayo de 2022.- El día que entré en el Sector C de las mazmorras de la DGCIM en julio del 2020, como preso político, entre los saludos de una triste pero emotiva bienvenida de todos los militares y civiles que se encontraban arrumados, se me acercó un hombre pálido y visiblemente enfermo que con voz fuerte lo primero que me dijo es que yo saldría pronto, el fue Reyes Gabriel Hernández, ubicado en la celda 3 de los sótanos de ese órgano del mal, que opera para satisfacer las operación de la autocracia para la represión política y también económica.

Reyes era una leyenda dentro de la DGCIM, y entre mitos y fábulas, pudimos conversar varias veces sobre la visión de país que teníamos. Existe un código silente entre quienes pasamos por ese sitio, no preguntamos la historia del otro; a menos que quiera contarla, así que pocas veces conversamos sobre el tema.

Por su condición de salud Reyes tenía una nevera ejecutiva para mantener algunos de sus medicamentos refrigerados; y algunos preservábamos algunos pocos alimentos que nos traían nuestros familiares en esa neverita ejecutiva.

Sin acceso a luz solar durante semanas, su palidez me preocupaba, pero él, solidario, compartía alguno de los “privilegios” con el resto de los presos políticos, incluso sus medicamentos.

De él se decían muchas cosas, aunque hoy es evidente que ha decidido limpiar su honor dando la cara y denunciando lo que otros han callado.

Al salir del DGCIM vi varios artículos escritos sobre su posible vinculación al narcotráfico; cosa que hoy en esta entrevista, entre otras cosas, nos responde sin pudor.

Hace unos días recibí una llamada de un número que no tenía identificado, proveniente de los Estados Unidos de América, no contesté por norma, si no tengo identificado el número y si no he concertado previamente una llamada del extranjero, no contesto, pero a los días me escribe diciéndome que quería decir su historia, y hoy aquí está parte de ella.

Se dice en artículos de prensa sobre ti que tenías privilegios en la DGCIM, ¿Es cierto esto?

No, no, ahí no tiene privilegios nadie. En un momento en mi salud, el cual tengo un bypass gástrico, me dio un infarto adentro de la DGCIM, tengo dos stent coronario, sufro de diábetes mellitus II.

Ellos cuando vieron que yo me estaba muriendo, permitieron una nevera y permitieron un microondas el cual lo compartía con todos los presos que estaban allí conmigo que pueden dar el testimonio. Lo saqué y los puse en el pasillo para que todos calentaran su comida y el que quería guardar o beber agua fría, lo podía hacer desde la nevera, pero en realidad privilegios en lo absoluto.

Yo estuve torturado, me pusieron corriente, me pusieron todo el jarabe que le dieron a los demás presos, que están adentro y unos que están afuera, lo viví con ellos. No tuve ningún tipo de privilegios dentro de la DGCIM.

También se ha reseñado que estabas preso por un pase de factura por vinculaciones con el narcotráfico colombiano, ¿Qué nos puedes decir sobre eso?

Nunca en mi vida he estado vinculado al narcotráfico, nunca he sido investigado por narcotráfico. Acuérdate que yo fui un preso que me llevaron por, no soy político, me llevaron por un político, por una persona que quería mi tierra, que quería la finca, que quería el hato Chaparralito y nunca, nunca he estado ligado a ningún grupo irregular ni a ningún grupo que se dedique al narcotráfico. Nunca, ni he sido investigado en mi país, ni en ningún país del mundo por narcotráfico.

¿Fueron violados tus Derechos Humanos?

De los derechos humanos, te puedo decir, por supuesto que sí, fui víctima del retardo procesal. Voy a empezar por lo penal. No tuve derecho a mi defensa, violación de derechos humanos, fui torturado, me pusieron corriente, me tuvieron aislado de mi familia, en períodos largos no me permitían medicamentos, no me sacaban a la clínica, no me sacaron nunca a mis médicos. Mis Derechos Humanos fueron violados sistemáticamente, todos mis derechos fundamentales, todos, todos.

Ellos cada vez que querían sacarme, me sacaban y me mandaban a poner una ropa oscura y me metían en “el tigrito” 48-72 horas, sino me agarraban y me pasaban a un cuarto de tortura donde recibí corriente y donde recibí golpes en todo mi tronco, en las costillas, en el pecho, en la espalda, en la cabeza, recibí un alfiler que pusieron por debajo de mis uñas muchas veces, y me dejaban amarrado.

Se me salió un brazo, el brazo derecho porque me levantaron con una “señorita” como en siete oportunidades y bueno, las violaciones de derecho son, imagínate: Violación al debido proceso, violación a mi defensa, violación al derecho universal de la vida, violación a mis derechos humanos, violación a mi libertad porque yo soy un privado de libertad de más de 1614 días bajo tortura, sin ningún argumento legal para haberme hecho eso, ni para privarme. Por lo tanto, el mismo juez declara cuando me da el sobreseimiento que fue el juez que me libró la orden de captura estando preso porque primero tenía libertad plena y después ese mismo juez, Carlos Jaime, le ordenan librar una orden de captura en flagrancia como si yo hubiese tenido dos granadas de humo y 40 proyectiles, y yo estaba era en los sótanos de la DGCIM.

El mismo juez en el acto motivado del sobreseimiento indica que mis derechos humanos fueron vulnerados, fueron violados y el derecho a la defensa. El mismo juez lo asume en su motivación de sobreseimiento porque él mismo fue el que me libró la orden de aprehensión. Ahora cuando el juez se apega a la Constitución, se apega a las leyes y al marco jurídico, me da mi libertad que es lo menos que me convenía, me manda a entregar mi hato en el estado Apure y en ese momento a las 28-30 horas es capturado el juez y es capturada mi defensa. ¿Qué más violación de derechos quieres escuchar?

¿Cuál fue entonces la razón de tu detención?

La razón de mi detención en el DGCIM (a mi creencia porque lo viví y estoy viviendo todo lo que me hicieron), fue para defalcarme, para robarme como lo hace la tiranía, como la tiranía opera en Venezuela, pero me robaron 7.500 reses, 7.500 animales en el hato, me robaron la planta de lácteos El Guariqueño que estaba dentro del hato y que producía 34 mil litros de leche diarios, tenía 80 empleos directos, tenía 130 empleos indirectos y yo pienso que aparte de eso, todo lo que me hicieron, todo lo que me robaron, todos los bienes de la familia, las casas, me hackearon, me robaron hasta los relojes, me robaron la ropa íntima de mis hijas, o sea todo se lo robaron. Dejaron todo en obra gris.

Yo pienso que aparte de robarme, era un objetivo también de ellos en la zona porque el hato Chaparralito geográficamente es un punto muy específico y tiene muchas virtudes.

¿Cuáles virtudes? Te las puedo decir: Tiene entrada de invierno y verano, tiene luz eléctrica completa que va en línea para allá de la línea central y es un hato que es prodigioso porque no se anega en el verano, en el invierno. Entonces en el invierno tiene muchas cualidades porque todos los hatos quedan helados y a ese hato tú puedes llegar en vehículo todo el tiempo.

A mí me habían hecho propuestas de compra, me han mandado personajes de compra que eran del mismo régimen y yo me negué a vender en el momento en el 2016 porque el hato no está en venta y es una propiedad que es de la familia. Mi mamá está viva, mi mamá tiene 80 años y está viva y fue sacada arbitrariamente de la finca después de dos años de mi detención.

Yo pienso que es muy fuerte, de por qué me hicieron todo esto y por qué me privaron mi libertad y por qué me violaron mi derecho al debido proceso. Me hicieron todo lo que me hicieron era porque querían el hato y siguen en el hato y es la tercera vez que quieren hacer lo mismo y siguen sin ninguna medida legal, una incautación preventiva, ellos acabaron con toda la producción, acabaron con todo lo que estaba adentro del hato, sacaron todo el personal y la gente quedó sin empleo, sin trabajo y bueno, esa es mi perspectiva. De ahí entro yo a cuando llego a la DGCIM, cuando me aíslan dos años sin tener contacto con mi familia, sin tener contacto con nadie y me acaban de esa manera.

¿Qué viste dentro de la DGCIM en tu condición de “preso por un político” en cuanto a violaciones de Derechos Humanos?

Cuando yo llegué allá era el sexto preso en el sector C, que fue donde me privaron la primera vez porque me tuvieron tres meses privados de libertad sin presentarme, violándome todo el proceso constitucional, pero para empezar por un orden y más o menos indicarte, el Capitán Acosta Arévalo, el cual fue llevado a esa sede y donde yo estaba, en el sector C, justamente en una esquina tú podías escuchar los lloros y las torturas que le tenían al Capitán Acosta Arévalo.

En el momento que muere el Capitán Acosta Arévalo nosotros pudimos obtener la información de parte de los custodios que a Acosta Arévalo lo habían llevado a presentar al Tribunal Militar. En ese momento supimos que Acosta Arévalo bajo todas las torturas que nosotros escuchamos, bueno, fue como cayó muerto en su presentación como ya todo el mundo lo sabe. Igualmente las violaciones al capitán de navío, al Coronel Mejias Laya, a Isber Marín Chaparro que es un ensañamiento brutal hacia su persona, las violaciones de golpes en “el tigrito”, sin comida, nueve meses sin ver a su familia, en un cuarto, eso lo vivimos los dos juntos, porque nos lo hicieron a los dos, con luz blanca, sin saber la orientación del día, de la noche y así te puedo contar todo los que estuvieron.

Hay una persona, un señor que murió adentro estando privado de libertad, murió de COVID, estando allá adentro y el señor Pedro León que fue compañero de celda, también tiene tres infartos, tres operaciones coronarias y también sufría de las mismas violaciones de Derechos Humanos, la misma tortura sin distinciones, todo igual. Todas las personas que compartieron conmigo en tres años y siete meses que estuve privado de libertad, incluyendo a periodistas, militares y civiles.

Puedo comentar sobre ti Nicmer Evans, líder político y periodista, que estuvo privado de libertad, te dio Covid, estuviste durmiendo en el suelo, en momentos en el baño al lado de la poceta. Estuviste, por que me consta psicológicamente amedrentado, también torturado y tu familia y estuviste allá adentro. Muchas personas, todos fuimos violados de derechos humanos y conmigo estuvieron dos gringos Matthew John y Drew Horn, dos ciudadanos americanos.

Horn fue violado con un objeto que le metieron por el ano y fue violado allá adentro en las instalaciones y eso me consta a mí, le consta a todos mis compañeros de celda que a esos dos gringos “la medicina” era a diario, noche, madrugada. Le desprendieron los hombros, el gringo Horn estuvo en el hospital militar nueve meses mediante una tortura que le hicieron por cuatro días y le desprendieron la vesícula, le desprendieron la parte vesicular y tuvieron que operarlo en el hospital militar y estuvo casi muerto. Estuvo ocho meses en recuperación y regresó a donde yo estaba igual de la misma forma y después siguió siendo torturado.

El otro ciudadano americano, Matthews fue víctima hasta el último día que yo estuve, fue víctima de muchas violaciones de Derechos Humanos, fue víctima de tortura, le reventaron la poceta, le dieron golpes con la poceta, le reventaron la nariz, se la reventaron, o sea lo sacaron y lo querían poner a grabar videos de cosas que él no sabía, se negaba y lo torturaban. Imagínate, un hombre ex marine americano y lo subían derrotado, acabado, con la nariz quebrada, con los ojos hinchados que no podía ni ver, le partieron los testículos. Eso era a diario para ellos allá. Igual el coronel Oswaldo Palomo, el sargento Bandres, todas esas personas, el comandante Ovidio Carrasco, todos pueden dar fe de lo que yo estoy diciendo porque ellos lo vivieron conmigo.

¿Había interés de narcotraficantes en tu detención?

Vinculación con personas que trabajan con narcotráfico no te puedo decir que conozco porque no conozco, cosa que es obvio de que en el estado Apure ha sido un hato completo pero del Gobierno, ha sido un hato del régimen. Ahora los funcionarios públicos, los directores de instituciones, los generales que van ya a El Retiro compran a través de empresas, cinco, siete, ocho hatos con tantas miles de cabezas de ganado con pistas.

Eso no te lo digo yo porque tenga contactos, sino eso lo sabe hasta un niño de diez años que tú le preguntes en San Fernando de Apure y en Maracaibo pasa lo mismo, en la Sierra de Perijá, o sea, ellos han ido a comprar los hatos y el que no le quiere comprar el hato, se lo arrebatan. Lo tiene que entregar y le dicen: “Mira o es la vida o me vendes el hato y lo que te voy a dar es esto”, y así se adueñaron.

Yo te puedo decir en este momento de siete, ocho hatos que están adueñados ahorita del régimen, de personas del régimen y te aseguro como productor agropecuario que ahí no se produce nada.

Ahora, ¿Para qué lo tienen? ¿Para qué tienen pistas?, ¿Para qué están los hatos? Bueno eso tocaría que en otros niveles, me imagino que ya tienen la información y saben de todo lo que está pasando en esa gran frontera que tenemos nosotros con Colombia que nos une y ha habido ese flagelo toda la vida, pero en este momento el flagelo es indiscriminado total y ellos están enraizados, tienen todos los poderes, tienen el poder judicial. Fíjate, Apure está totalmente secuestrado con los poderes judiciales, te lo puedo decir con base.

Ahí tenemos un exmagistrado Francisco Velásquez que se encargaba completamente de dirigir la orquesta desde el Tribunal Supremo, desde su despacho con Edwin Blanco Lima, con el Fiscal superior Eduardo, con la Fiscal 10°, con la Fiscal Rosa Mota que es de droga, que es una mujer, completamente secuestrado. Ahí todos los que den la orden de Caracas es lo que pasa. El que quiera que vaya preso lo hacen pasar por Tancol, inventado, una persona de una finca, un obrero, un ordeñador, se lo llevan como Tancol, pero los dueños siguen siendo enmascarados bajo una empresa, bajo títulos estructurados y son los dueños de eso que están vistos por el mundo, de que se están haciendo cosas malas ahí, no es porque tenga información sino que todo el mundo sabe lo que está pasando en nuestra frontera.

¿Por qué estás ahora en los Estados Unidos de América?

¿Por qué estoy en Estados Unidos? Primero por mi salud, porque salí deteriorado, me dieron dos infartos, tengo dos sten coronario, me están atendiendo, me dieron el apoyo, estoy protegido, mi familia ha sido perseguida totalmente, mi madre que tiene 80 años ha sido perseguida, intimidada. La mamá de mi esposa fue secuestrada por el DGCIM, fue robada en su apartamento en San Fernando de Apure. Igualmente todo lo que es mi familia, amedrentada de que yo no llevara mi voz, que no llegara a las Naciones Unidas, a la Comisión de Determinación de Hechos.

Yo estoy aquí porque estoy pidiendo refugio.

¿Qué piensas hacer ahora en libertad?

¿Qué pienso hacer? Pienso llevar esto hasta lo último, hasta que se haga justicia en Venezuela y si mi voz va a cooperar para que salga la tiranía, para que salga el narcorégimen, para que se revelen todas violaciones de Derechos Humanos, las torturas, las violaciones sistemáticas, los amedrentamientos, los robos, todo lo que le hacen a cada familia de Venezuela por alzar su voz o por dar una opinión diferente al narcorégimen, bueno yo estoy aquí para servir y para aportar.

Si tengo que aportar mi vida, la aportaría para la libertad de Venezuela, para la libertad de los niños, de todos esos niños que tienen ocho, diez años y que no vivan lo que nuestra generación está viviendo. Que se acabe rápido ese encantador de serpientes que fue Hugo Chávez que fue el que enquistó en nosotros el odio, porque a esto no se le puede llamar tiranía, no se le puede llamar dictadura, esto es peor, esto es un narcorégimen, esto es algo moderno que se quiere instalar geopolíticamente en una parte del mundo y ganar terreno.

Esto es un riesgo al mundo con este narcorégimen nuevo que se enquistó en nuestro país, con ayudas bilaterales, con ayuda del narcotráfico, con ayudas de grupos armados y que ahora pretenden alzarse con la Constitución y alzarse con todos los poderes del país y perpetuarse en el poder para que toda esta diáspora que ya salió de Venezuela, más de cinco o seis millones de personas, salen a otro sendero a limpiar pocetas, salen a hacer de todo a otros senderos, teniendo su patria, teniendo su Venezuela y no pueden porque está el narcorégimen instalado, porque te amedrentan, porque te van a matar a tu mamá, porque te van a matar a tu hijo, porque no puedes llegar, porque le tienes miedo a esa estructura diabólica de brujería que es e la DGCIM, que es la estructura que siembra el terror, dicho por los cubanos.

Tengo que referirme a los cubanos porque muchos los vi allá adentro, muchos estaban en la tortura. Siempre ha habido un cubano cuando estaban torturándonos, a los presos políticos de Venezuela.

¿Fuiste un preso político o económico? ¿O las dos cosas?

Bueno yo no me considero un preso político, yo me considero un preso no político, un preso de un político que todavía no se quién es, que me vieron brillar en la producción agropecuaria y lograron eso para obtener mi finca, para obtener mi ganado, para obtener mi empresa láctea, para obtener todo, pero bueno, me tocó vivir toda esta mala experiencia, pero por un fin.

¿Fuiste o eres chavista y madurista?

¿Que si fui chavista? Mira yo soy productor agropecuario. Llegó el momento en que todos los títulos y ubicaciones de tierras había que tener un certificado de finca productiva.

Al gremio que yo manejo (soy presidente de una asociación de ganaderos en Apure), nos ponían trabas y todo. Todo el mundo estaba tratando de creer en un proyecto del encantador de serpientes de Hugo Chávez y hubo muchos venezolanos que creyeron en un proyecto que iba a cambiar, que iba a desarrollar el agro, la agricultura, la ganadería y bueno, ya estamos en el fondo de la maldad de un narcorégimen, de todo lo que está pasando. Se acabó la libertad de expresión, subieron los presos políticos, se llenaron las cárceles, la tortura, todo lo que ha pasado en el país, el poder adquisitivo, se destruyó la agricultura, la ganadería, ahora es de puertos, de cinco personas, de Delcy Rodríguez, de todas las empresas de ellos mismos que cobran y se dan el vuelto, ¿Qué te puedo decir?

Yo lo que te puedo decir es que soy un hombre que ama la democracia y que quiero que mi país sea libre, que sea un país próspero y desarrollado como los otros países del mundo y salir de la tiranía lo más pronto posible. Esa es mi expectativa desde este momento. El manejo de expectativas anterior es el manejo que tuvieron todos los venezolanos y todos los que apoyaron ese régimen al cual yo no lo apoyé directamente, yo vengo de familia demócrata, mi papá fue senador de Acción Democrática, pero tampoco puedo venir a negar de que en un momento fuimos encantados por ese dictador como lo fue Hugo Chávez o estos lacayos que son peores porque convirtieron a Venezuela prácticamente en una finca, en un bien inmueble de ellos.

¿Qué le pides a la comunidad internacional?

A Biden, a Borrell, a Karin Khan, y a López Obrador le pedidos que hagan justicia justa, justicia justa para liberar a Venezuela de una autocracia criminal, que vean mi caso, yo estoy dispuesto a reunirme con ellos para contar todo.

Síguenos a través de nuestras redes sociales: TwitterInstagramFacebook YouTube

También puedes leer en Punto de Corte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMAS NOTICIAS