César Pérez Vivas | La herencia del 4F

Este 4F es una fecha para recordar el daño causado con el fin de corregirlo. No para lamernos las heridas, pero si para poder de relieve.
4F Hugo Chávez Frías

Loading

Este 4F es una fecha para recordar el daño causado con el fin de corregirlo. No para lamernos las heridas, pero si para poder de relieve las consecuencias de una acción irresponsable de aquellos hombres.

Ayer se cumplieron 31 años del sangriento intento de golpe de estado contra la democracia venezolana ejecutado por un grupo de oficiales de nuestra Fuerza Armada, comandados por el entonces Teniente Coronel Hugo Chávez Frías.

Las consecuencias de aquella insubordinación armada, contra la constitución y el gobierno democrático de entonces, están aún en desarrollo. Tres décadas después en Venezuela no logramos superar aquella brutal agresión. La rebelión fracasó militarmente pero permitió a sus protagonistas, utilizando las reglas y espacios de la democracia que buscaron derrumbar,  ascender al poder. Es en su ejercicio, donde el daño causado ha sido de unas proporciones por nadie calculadas en toda su dimensión.

César Pérez Vivas | Liderazgo y Caudillismo

Quien a primera vista resultaba víctima de aquella operación militar, el expediente Carlos Andrés Pérez, advirtió, en parte en 1997, lo que vendría sobre Venezuela. Expresó: “Habrá una dictadura, nosotros sabemos lo que es una dictadura, aqui no habrá ley, no habrá derecho de expresión, las cárceles se abrirán para quienes no estén de acuerdo con ese gobierno, no se le permitirá a nadie disentir, y todos los problemas que hoy vemos y que queremos acabar, los problemas de corrupción y del poder judicial, serán más graves aún…” (Programa Primer Plano con Marcel Granier).  Se quedo corto el ex presidente. No llegó a imaginar la magnitud del daño producido por la barbarie roja, tampoco tuvo vida para poderla apreciar integralmente.

Lo cierto es que al cumplirse este nuevo aniversario del fatídico golpe, los efectos que tenemos a la vista son simplemente catastróficos.

César Pérez Vivas | El Espíritu del 23 de Enero

No solo se cargaron la democracia, sus instituciones, sus principios y garantías, sino que destruyeron nuestra economía y nuestra infraestructura de servicios, rompieron la unidad de la familia generando la más brutal estampida humana de nuestra historia y de la del continente con la huida de más de 6 millones de compatriotas de nuestro territorio; la muerte de más de 2 millones por la violencia, las enfermedades, el hambre y falta de asistencia médica. A esa fecha trágica debemos, además, el cierre de nuestras escuelas y universidades, así como la pérdida de la calidad de vida de toda la nación.

 La catástrofe humanitaria a la que asistimos en esta hora es hija directa y legítima de aquel 4F

Al golpe de Chávez y sus comandantes debemos la presencia de Nicolás Maduro y su camarilla en Miraflores. El golpe de Febrero despertó de nuevo el gen autoritario de nuestra sociedad. El militarismo se hizo presente de nuevo con renovados bríos. Detrás del discurso demagógico de “la unión cívico-militar-policial” han escondido la colonización militar de la sociedad. Los señores de uniforme se sienten dueños de nuestras vidas y de nuestros bienes. Vivimos en un permanente estado de sitio. Rodeado de puntos de control por todos lados. En este sistema todos los ciudadanos somos sospechosos de la comisión de delitos. Los derechos civiles y ciudadanos están de facto restringidos. 

César Pérez Vivas | La protesta y la catástrofe

Si usted amigo lector duda de estas afirmaciones, tome un transporte hacia cualquiera de los cuatro puntos cardinales de la República. En el camino será interceptado por esos puntos de control. De inmediato tendrán la investigación a boca de jarro.  ¿De dónde viene? ¿A dónde va? ¿A qué se dedica usted? Párate a la derecha. Bájate del vehículo. Abra las maletas. Etc. 

Si en nuestra constitución está consagrado en el artículo 50 el derecho al libre tránsito, y en el artículo 49 el derecho al debido proceso, que comienza por la presunción de inocencia, qué sentido tiene preguntar al ciudadano a dónde va.  Yo ciudadano voy donde yo quiera ir, es mi derecho y no tengo porque estarlo comunicando a cuánto militar o policía se antoje interrogarme.  Ese es un síntoma categórico del abuso de poder, de sentirse dueño de nuestras vidas porque portan un uniforme y las armas de la República, en síntesis  la soberbia del poder. 

César Pérez Vivas | Un nuevo proyecto histórico

Los militares están presentes en todos los ministerios, empresas del estado y en cuánto negocio privado se les antoja.  Paradójicamente, ahora, donde menos militantes hay es en los cuarteles. Eso explica el dominio y la presencia de grupos armados al margen de la ley en diversas regiones de nuestro territorio. Es hora, entonces, de cerrar el ciclo del militarismo que el 4F desató. Es hora de volver a la civilidad. Es hora de retornar el pensamiento y la obra del libertador que esta camarilla, heredera del golpe, enterró.

No en vano el padre libertador expresó:

“Un soldado feliz no adquiere ningún derecho para mandar a su patria. No es el árbitro de las leyes ni del gobierno. Es defensor de su libertad”.

Es hora de retornar al control de la soberanía nacional sobre los mandos militares. Ese control lo ejerce el Congreso. A él debemos retornar la facultad, consagrada por Bolívar en el Congreso de Angostura de 1819, de autorizar el ascenso de los altos grados militares. De esta forma los altos oficiales entenderán que deben estar al servicio de la República y no de un partido o persona.

Nuestro compromiso en estos tiempos es devolver a la nación la plenitud de sus derechos, hoy confiscados por la brutal injerencia del militarismo  en la vida de nuestra sociedad.

César Pérez Vivas | 2023 año para la responsabilidad

La Fuerza Armada debe volver a sus raíces, a sus principios institucionales. Debe volver a ser una institución para garantizar la seguridad del territorio y de los ciudadanos. Los hombres y mujeres que abracen la vida militar deben asumir su vocación institucional y entender que no son agentes de una persona, ni voceros de un partido, ni los ciudadanos llamados al gobierno. Son soldados para defender la patria. Si su objetivo es la política, el comercio, la ganadería y/u otras ocupaciones deben dejar el uniforme y dedicarse a la actividad de su preferencia. El control de las armas de la República les da una ventaja en cualquiera de esos campos, usándolas en detrimento de los demás ciudadanos, no investidos de autoridad. 

Este 4 de Febrero es una fecha para recordar el daño causado con el fin de corregirlo. No para lamernos las heridas, pero si para poder de relieve las consecuencias de una acción irresponsable de aquellos hombres.

Punto de Corte no se hace responsable de las opiniones expresadas por sus autores, quedando entendido que son responsabilidad de sus autores.

También puede ver en Punto de Corte

Síguenos a través de nuestras redes sociales: TwitterInstagramFacebook YouTube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMAS NOTICIAS