23 julio, 2024

Suscríbete | Iniciar Sesión

Dos inmigrantes venezolanos acusados de violación y asesinato de niña de 12 años

La jueza del tribunal de Houston, Josh Hill, fijó una fianza de 10 millones de dólares para Franklin Peña, uno de los acusados, en una audiencia reciente.
Jocelyn Nungaray, de 12 años

Dos inmigrantes ilegales de origen venezolano, Johan José Rangel Martínez y Franklin José Peña Ramos, han sido acusados de violación y asesinato en primer grado de Jocelyn Nungaray, de apenas 12 años. La chica desapareció de su casa en Houston, Texas, y su cuerpo fue encontrado en un arroyo cercano.

Los detalles del caso son espeluznantes. Los dos acusados, quienes entraron ilegalmente a Estados Unidos en marzo, supuestamente atrajeron a Jocelyn a un lugar desolado bajo un puente. Allí la agredieron sexualmente y la asesinaron, dejando su cuerpo en el arroyo.

La madre de Jocelyn, Alexis Nungaray, se pronunció en contra de los acusados en una reciente audiencia judicial. “Ella tenía un futuro brillante por delante, y ellos se lo arrebataron”, dijo Alexis. “Nunca olvidaré las oportunidades que se le quitaron a mi hija”.

Fianza millonaria

La jueza del tribunal de Houston, Josh Hill, fijó una fianza de 10 millones de dólares para Franklin Peña, uno de los acusados, en una audiencia reciente. El fiscal de distrito de Houston, Kim Ogg, declaró que los dos hombres no parecen haber tenido algún vínculo previo con Jocelyn.

El caso ha provocado un debate en torno a la inmigración ilegal y la seguridad de las comunidades locales. Los críticos argumentan que la entrada ilegal de personas aumenta el riesgo de delitos graves, mientras que los defensores de los inmigrantes sostienen que la mayoría de los inmigrantes no cometen delitos y que se necesita una reforma migratoria más humana.

La investigación continúa mientras la comunidad de Houston y la familia de Jocelyn buscan justicia por su trágica muerte.

Detalles del caso

La madre de Jocelyn Nungaray, Alexis, contó que la última vez que vio a su hija con vida fue el domingo 16 de junio en su cama dormida. Al día siguiente, al despertarla para llevarla al trabajo, Alexis se dio cuenta de que Jocelyn no estaba en su habitación y notificó a las autoridades. El alcalde de Houston, John Whitmire, creía que la niña había escapado de su casa durante la noche.

El cuerpo de Jocelyn estaba en un arroyo cerca de su casa el lunes por la mañana. Al parecer, los dos acusados aparecen con gorras de béisbol en un video de cámaras de vigilancia. Gracias a estos videos se logró el arresto de Johan José Martínez-Rangel y Franklin Peña Ramos. Según documentos judiciales, no conocían a la niña. Se encontraron con ella y la convencieron de acompañarles.

Captados por las cámaras

Las cámaras de seguridad mostraron a Martínez-Rangel y Peña saliendo de un restaurante el domingo 16 de junio y caminando con Jocelyn hacia una tienda 7-Eleven. Allí, Jocelyn parecía angustiada según el encargado de la tienda. Posteriormente, los tres fueron vistos caminando hacia un puente donde permanecieron por más de dos horas antes de que la niña fuera estrangulada la madrugada del lunes 17 de junio.

Los sospechosos regresaron a su departamento cerca del lugar donde fue encontrado el cuerpo de Jocelyn. La Fiscalía reveló que la niña fue encontrada atada de manos y tobillos, desnuda de la cadera para abajo, aunque no se ha confirmado si fue víctima de agresión sexual. Si se confirma, podría pedirse la pena de muerte para ambos sospechosos, según un abogado criminalista.

La madre de la niña manifestó no reconocer a los sospechosos y expresó su enojo y dolor por lo sucedido, afirmando que su hija no se merecía lo que le ocurrió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *