21 abril, 2024

Suscríbete | Iniciar Sesión

Zaida Mujica | La doméstica, nunca pertenecí a un partido político

¿Por qué no tenemos un partido político que sepa traducir ante el monstruo nuestra realidad sin venderse a la primera idea planteada?
Zaida Mujica partido político, consenso


No por nada la vida me convirtió en trabajadora social, en la IVa. me tocó conformar Asociaciones de Vecinos donde nunca excluimos a nadie por su ideología o partido, y como no era obligatorio había cierta tranquilidad, y en la Va. me tocó duro conformar Consejos Comunales, donde aplicaba la misma visión incluyente pero sin el mismo resultado, apoyándome siempre en la ley del poder popular donde veía que era la única tripa de salvación que nos dejaba el oficialismo para respirar.

Partido político, derecha e izquierda

Ya comenzaban los desmanes de una sociedad dividida entre Derecha/Izquierda pero que no sabía ni porqué era de derecha o de izquierda, aspirando hoy por hoy que llegue el día que las comunidades puedan organizarse de forma genuina y no como línea de Estado que tanto daño ha hecho.

No obstante, siempre he sentido que “El Puente Democrático” entre el Pueblo y el Gobierno son los PARTIDOS, nunca he puesto eso en duda (el sistema está diseñado para que así sea) así vengan de los movimientos sociales, al final la figura que te permite llegar al poder es la de un partido… Y la historia sería otra si los partidos emanaran de los movimientos sociales pues su fuerza y perspectiva sería diferente.


Peeeroooo!!! Como todo puente, si se cae se pierde la comunicación y el contacto; por algo el oficialismo los debilitó reventando sus bases.


Este momento de reflexión y de revisión debería servir para corregir por dentro lo que a mi manera de ver ha permitido que penetre el enemigo de la DEMOCRACIA en cada uno de ellos, y cuando hablo de ENEMIGOS, también hablo de egos, prepotencia, la no humildad, la no reunión , la no discusión, el no escuchar al otro porque ya yo sé cómo es todo!!! Y pare usted de contar… Enemigos todos estos temas no tan solo de los partidos sino también de todas las organizaciones sociales, sindicatos, etc. y eso siempre generó en mis reflexiones, preguntas como:

¿Por qué no tenemos un partido que sepa acompañar los procesos del pueblo?


¿Por qué no tenemos un partido que sepa traducir ante el monstruo nuestra realidad sin venderse a la primera idea planteada como ha pasado tantas veces?


Me he cuidado todos estos años de respetar los acuerdos y las propuestas de las reuniones, las asambleas, porque por allí creo que debe comenzar el primer ejercicio de humildad, los acuerdos no se respetan y se desvanecen delante del enemigo por el individualismo a quien se lo endosamos, los ponemos en manos de una persona y allí tiramos todo por el foso, las ideas emanadas de lo colectivo tienen y deben ser defendidas por el colectivo, lo contrario es debilidad a mi manera de ver.


Las otras preguntas o reflexiones que siempre me hice son:

  1. ¿Por qué la primera tendencia de los partidos ante un problema es dividirse si siempre están llamando a la unidad?
  2. .¿Por qué no existe un espacio político autónomo donde confluyan todas las discusiones políticas que necesita el País y donde se den la mano y no se metan el pie?
  3. ¿Por qué los partidos se desvanecen ante lo legal en vez de cuidar más su legitimidad?
  4. ¿Por qué los líderes que hemos tenido los terminan reventando su mismo partido?
  5. ¿No será que estamos en un dilema que no reconocemos como “dilema” entre el poder preestablecido y el poder que de verdad necesitamos construir y no lo construimos sino que sin darnos cuenta y por todo lo antes expuesto lo reventamos?


Hoy por hoy estamos todos en la misma acera parados, provenientes de organizaciones con grandes nombres pero despobladas (unas despobladas gracias al enemigo en común y otras despobladas con verdadera intención) la continuidad de aquel viejo modus operandi de “empresas de maletín” hoy se convirtieron en “partidos de maletín “ al servicio de quien mejor pague dejando al pueblo de lado.

Consenso


Hoy en día siento que no me equivoqué hace más de un año cuando impulsamos el Espacio CONSENSO que va en busca de ese espacio que brinde esa solidaridad entre organizaciones, que no permitan más debilidades y que sea capaz de vislumbrar políticamente cualquier error o acierto con la altura, solidaridad y respeto que demanda el momento, como ya lo están haciendo los partidos que forman parte del Espacio Consenso.

Son demasiadas las cosas a corregir, pero podemos comenzar de nuevo, más no de cero porque la experiencia de cada uno en este momento vale oro y permite construir desde la prevención y la transparencia espacios de verdadera transformación que brinden ese cuerpo de organizaciones que no pretende ser un partido más pero que busca que unamos fuerzas para levantar nuestras organizaciones nuevamente desde otra perspectiva y recuperen su dignidad participativa, dando ejemplo de correcciones que es todo lo contrario de lo que pasa muchas veces dentro de las organizaciones políticas, que se autodestruyen en su competencia absurda, yendo detrás de lo urgente y descuidando lo importante, que es realmente lo político.

En el Espacio Consenso, gane quien gane la presidencia, seguiremos haciendo el trabajo político aspirando a que sea respetado por su transparencia, fraternidad y juego limpio entre las mismas, ya que estos tres años serán muy duros en esa reconstrucción…

Zaida Mujica, vocera de la Cooperativa Toromayma y del Espacio Consenso.

También puede leer más noticias en Punto de Corte:

Síguenos a través de nuestras redes sociales: TwitterInstagramFacebook YouTube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *