¡El norte es una quimera!: Trump construye su muro de burocracia

La visión del presidente Donald Trump de un muro "grande y hermoso" a lo largo de la frontera con México puede que nunca se materialice, y casi con certeza no será en forma de una estructura física de 2.000 millas que se extiende de costa a costa.

Loading

(Caracas, 28 de noviembre de 2017).- La visión del presidente Donald Trump de un muro “grande y hermoso” a lo largo de la frontera con México puede que nunca se materialice, y casi con certeza no será en forma de una estructura física de 2.000 millas que se extiende de costa a costa.

Pero de manera sistemática y menos visible, su administración está siguiendo un plan para reducir el número de extranjeros que viven en los Estados Unidos, tanto aquellos que son indocumentados como los que están aquí legalmente, y reformar el sistema migratorio para las próximas generaciones.

En todas las agencias y programas, los funcionarios federales están ejerciendo la autoridad ejecutiva para armar un muro burocrático que podría ser más efectivo que cualquier otro de concreto y metal. Si bien algunas acciones han llamado mucho la atención, otras se han implementado de forma más silenciosa.

La administración se ha movido para reducir el número de refugiados, acelerar las deportaciones y terminar la residencia provisional de más de un millón de personas, entre otras medidas. El lunes, el Departamento de Seguridad Nacional dijo que casi 60.000 haitianos a los que se les había permitido quedarse en los EE.UU. después del devastador terremoto de 2010 tenían hasta julio de 2019 para abandonar el país u obtener otra forma de estatus legal.

“Está construyendo un muro virtual con sus acciones y su retórica”, dijo Kevin Appleby, director de políticas migratorias del Centro para Estudios de Migración, un centro de investigación sin fines de lucro.

Los funcionarios de la administración Trump dicen que simplemente están respetando las leyes que sus predecesores no respetaron y preservando los empleos estadounidenses. Ellos dicen que las anteriores administraciones republicanas y demócratas fueron demasiado suaves en la aplicación de la ley y demasiado optimistas sobre su visión de la inmigración como una fuerza inequívocamente positiva.

Lea la nota completa en Tiempo Latino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMAS NOTICIAS