Semana Evans | ¿María Corina Machado “la gran electora?

Si María Corina Machado no supera la inhabilitación, si ella le levanta la mano a quién sea, éste, de arrancada supera a Maduro, pero...
Nicmer Evans las izquierdas

Loading

La encuestadora Poder y Estrategia, dirigida por el politólogo Ricardo Ríos, acaba de arrojan los más recientes resultados de un estudio de opinión efectuado a principios de diciembre, donde se ratifica un posicionamiento desprendido de María Corina Machado en unas próximas elecciones presidenciales sobre Nicolás Maduro.

Según los resultados de la encuesta efectuada entre el 27 de noviembre y el 2 de diciembre de 2023, con una muestra de 805 entrevistas válidas, María Corina Machado ganaría unas elecciones presidenciales con un 73% de los votos, 50 puntos porcentuales por encima de su más cercano competidos, Nicolás Maduro, que se muestra en el estudio de Poder y Estrategia con 23%. Muy por debajo se muestran Rosales, Rausseo y Ecarri.

El estudio, previendo el escenario de persistir la inhabilitación de Machado, pregunta la disposición del electorado de votar por el candidato que Machado indique, convirtiéndola en “la gran electora”, y un 74% entre muy seguros y tal vez, votarían por su recomendación, siendo un 54% los que con los ojos cerrados votarían por quien ella diga.

La proyección que hace Poder y Estrategia es que si Machado no supera la inhabilitación, y siendo aún una incógnita su sustituto, si ella le levanta la mano a quién sea, éste, de arrancada supera a Maduro por 23 puntos porcentuales.

Ricardo Ríos indica que con base en el escenario, probable, de que se mantenga la inhabilitación de Machado, igual se convierte en la “gran electoral” si ella se monta al hombro esa candidatura.

¿Esto está bien?

Por el simple hecho de anticipar un victoria aplastante contra la autocracia del siglo XXI madurista, cualquiera a primera vista diría que esto no solo está bien, sino que es magnífico. Sin embargo si hurgamos en el detalle de la construcción de un o una gran electora, tal como sucedió con Hugo Chávez Frías, podríamos estar anticipando un nuevo problema en el sistema político venezolano.

Que la lección que se debió aprender con Chávez no sea superada sino sustituida, habla claramente que el “mesianismo” chavista, no fue un constructo forzado, sino una interpretación de una condición de la cultura política venezolana.

La necesidad del “pueblo” venezolano de un padre o madre protectora en lo político, posteriormente se refleja en la necesidad de un Estado protector, todo poderoso, que ha degenerado en un Estado no solo proteccionista sino invasor, y ha alimentado la dependencia social en contra del valor de la ciudadanía.

También puede leer: Noticiero “¡Machete!” N°81 | Cierran pequeños negocios en Petare, Consenso exige cronograma electoral, tragedia en la AGMA y más

Esta poderosa frustración que genera en la ciudadanía el saberse desamparado y no tener las herramientas y condiciones para su propia superación, genera la sustitución de un patriarcado por un matriarcado, una cosa de género que de fondo significa lo mismo, la incapacidad de valerse por si mismo anclado en la dependencia.

Un Estado sólido es importante, pero su personalización es definitivamente fatal para el futuro de un país. En lo electoral, la ausencia de una conducción política democrática, colegiada, diversa y plural, sustituida por el mesianismo, sea de quien sea, siempre generará tarde o temprano el mismo destino: miseria y corrupción.

La solución a este problema pasa por la madurez de la conducción política opositora, que no está en su mejor momento (así lo podemos observar con el conflicto Rosales-Guanipa por ejemplo), y por la capacidad que tengan otros sectores fuera del G3 y de la Plataforma Unitaria, como por ejemplo la naciente Plataforma Consenso (constituida por sectores que no se sienten representados por la oposición tradicional, pero que podrían aportar mucho en su interpretación sobre el chavismo y la izquierda en Venezuela), así como otras instancias políticas democráticas, en construir un espacio de conducción que sea respetuoso, amplio y con verdadera incidencia en la definición de políticas más allá de las electorales.

También puede leer: María Corina Machado confirma desde el TSJ su “reclamación” formal a la inhabilitación política (+Video)

María Corina Machado es la candidata más legítima hasta ahora, escogida por un sector, y deberá luchar por cumplir el mandato de su base: ser la candidata presidencial de la oposición. Es sus reto, pero sea o no ella quien pueda competir al final, debe pasar por un espacio de amplio de conducción política sería que hoy no existe y se debe construir.

También puede leer más noticias en Punto de Corte

Venezuela y Guyana acuerdan no amenazarse ni usar la fuerza por el Esequibo (+Texto del acuerdo)

Mantente informado a través de nuestras redes TwitterInstagramFacebook YouTube síguenos

Una respuesta

  1. Hola Nicmer, la situación se puede interpretar de muchas maneras, y yo no concibo eso de la “gran electora”.. eso no va a suceder.. quien se desee postular debe hacer su tarea. Muy difícil que una líder como ella sea capaz de endosar su capital político a cualquiera.. por otra parte, no cabe la comparación con Chavez, es sumamente odiosa y malsana, ya sabemos cu era su discurso y cual fue su actuación, nada más lejano del discurso de.MCM y de su trayectoria. Los venezolanos entendemos que haber falta un liderazgo fuerte y unidad para salir de esra desgracia, nada mas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMAS NOTICIAS