Punto de Corte Inicio » (Opinión) Palante y p’atrás – ¿y la sensatez? Por José Gregorio El “Gato” Briceño