13 junio, 2024

Suscríbete | Iniciar Sesión

Muere el presidente de Irán Ebrahim Raisi, también conocido como “el carnicero de Teherán”

Ebrahim Raisi, conocido entre los opositores como el carnicero de Teherán, un clérigo ultraconservador, murió este domingo.
Ebrahim-Raisi- presidente de Irán

El presidente de Irán, Ebrahim Raisi, y su ministro de Exteriores, Hossein Amir Abdollahian, fallecieron en un accidente de helicóptero en una zona montañosa y de difícil acceso cerca de Varzeqan, en el noroeste del país, según ha confirmado un portavoz del Gobierno iraní a la agencia de noticias Reuters.

La noticia se conoció sobre las 7.30 de la mañana, hora local, después de que la televisión estatal confirmara que no había “signos de vida” en los restos de la aeronave siniestrada en la que también viajaban otros destacados dirigentes de la República Islámica.

La agencia de noticias iraní Mehr ha confirmado después el deceso de “todos los pasajeros del helicóptero en el que viajaba el presidente y el ministro de exteriores”. Tras horas de un difícil operativo de búsqueda que se complicó por las condiciones meteorológicas de lluvia y niebla y el terreno boscoso, a primera hora del lunes la Media Luna Roja ha informado del hallazgo de los restos del helicóptero siniestrado.

Detalles de la ruta del helicóptero

El helicóptero en el que viajaba Raisí regresaba del noroeste de la provincia de Azerbaiyán Oriental, en el noroeste de Irán, donde había participado el domingo por la mañana en la inauguración de dos presas junto con su homólogo azerbaiyano, Ilham Alíyev.

En el momento del siniestro, la aeronave se dirigía hacia la ciudad de Tabriz, a unos 70 kilómetros de donde desapareció. Allí, Raisí tenía previsto visitar las obras de mejora de una refinería. Con el presidente iraní viajaban, además el ministro de Asuntos Exteriores, el gobernador de Azerbaiyán Oriental, Malek Rahmati, y el ayatolá Mohammad Ali Ale-Hashem, representante del líder supremo iraní en esta provincia, según la agencia de noticias estatal Irna.

Las imágenes y vídeos difundidos han revelado que el helicóptero era un Bell 212 de fabricación estadounidense, un vehículo de tamaño mediano con capacidad para un piloto y 14 pasajeros. No está claro cuántas personas acompañaban al presidente en total, incluyendo la tripulación y el posible personal de seguridad.

La aeronave siniestrada era una de las tres que formaban una comitiva presidencial. En las otras dos viajaban los ministros de Energía, Ali Akbar Mehrabian, y de Vivienda y Transporte, Mehrdad Bazrpash, que llegaron sanos y salvos a su destino.

La causa del accidente

Por el momento, no se ha informado de las causas del accidente. Cuando se tuvo conocimiento del siniestro, se puso en marcha una operación de búsqueda y rescate con el despliegue de hasta 40 equipos de salvamento de montaña, drones, perros, personal de las Fuerzas Armadas y de la Media Luna Roja iraní.

El jefe del Estado Mayor, Mohammad Bagheri, ordenó la utilización de todos los recursos del ejército y de la Guardia Revolucionaria y posteriormente se sumaron más efectivos enviados por Turquía e Irak. La Unión Europea activó a petición de Irán el sistema de mapas Copernicus, pensado para responder a emergencias, para ayudar a localizar el helicóptero.

Conforme pasaban las horas sin noticias del presidente, el líder supremo, Ali Jameneí, hizo un llamamiento a la calma y aseguró que no habría interrupciones en las funciones del país. “Esperamos que Dios Todopoderoso devuelva al respetado y estimado presidente y su séquito a los brazos de la nación”, escribió en su cuenta de X.

Durante toda la tarde y noche del domingo, miles de personas salieron a las calles de Irán para rezar por el presidente y otras para celebrar su muerte. La televisión estatal emitió imágenes de fieles orando en Mashad, la ciudad natal de Raisí.

¿Quién fue el carnicero de Teherán, Ebrahim Raisi ?

Ebrahim Raisi, conocido entre los opositores como el carnicero de Teherán, un clérigo ultraconservador que asumió la presidencia de Irán en junio de 2021, murió este domingo tras estrellarse el helicóptero en el que viajaba después de su visita a Azerbaiyán. Siempre tocado con un turbante negro y luciendo un abrigo religioso, dirigió el país en un contexto agitado a nivel internacional y de protestas a nivel local.

Condujo una estrategia para expandir la influencia de Irán en Medio Oriente con estrechos lazos con el terrorismo internacional y llevando a su país al borde de una guerra con Israel, y elevó al máximo las tensiones con Occidente tras haber desarrollado como nunca antes el programa nuclear persa.

Sancionado por Estados Unidos

Al asumir el cargo en agosto de 2021, el mandatario persa, de 63 años, ya figuraba en la lista negra de los responsables iraníes sancionados por Estados Unidos por “complicidad en graves violaciones de los derechos humanos”.

Se presentaba como defensor de las clases desfavorecidas y de la lucha contra la corrupción, elegido el 18 de junio de 2021 en primera vuelta en unos comicios marcados por una abstención récord para unas presidenciales, y en ausencia de ningún rival de peso, sucediendo en el cargo al moderado Hassan Rohani, que lo había derrotado en las presidenciales de 2017 y que, tras dos mandatos consecutivos, no pudo volver a presentarse.

Raisi había salido reforzado de las legislativas celebradas en marzo, que fueron las primeras elecciones a nivel nacional desde el estallido del movimiento de protesta que sacudió Irán a finales de 2022 a raíz del asesinato de Mahsa Amini, que murió a manos de la Policía de la Moral tras haber sido detenida por no respetar el código de indumentaria que rige la República Islámica.

Sus vinculaciones criminales

El asesinato de Mahsa Amini a manos de la Policía iraní provocó un histórico estallido social contra el régimen persa (Paul Zinken/dpa) Tras esos comicios, el presidente iraní se mostró satisfecho por el “nuevo fracaso histórico infligido a los enemigos de Irán tras los disturbios” de 2022.

De esta manera, el Parlamento, que asumirá sus funciones el 27 de mayo, estará en gran medida bajo el control de los sectores conservadores y ultraconservadores que apoyan a su gobierno.

Durante sus casi tres años de gestión mantuvo la oleada de violaciones a los derechos humanos en su país, con récord de ejecuciones y una feroz persecución contra la disidencia.

El caso más emblemático fue el de Amini, que desencadenó un amplio movimiento de protesta en Irán por los derechos de las mujeres, sobre todo en las regiones de mayoría kurda, que costó la vida a cientos de personas. Otras miles, en tanto, fueron encarceladas y condenadas a varios años de prisión por el régimen.

Esas multitudinarias protestas que se dieron en todo el país fueron respondidas con una brutal represión por parte de las fuerzas de seguridad.

Durante la campaña electoral muchos iraníes y activistas de derechos humanos ya expresaban su preocupación ante la posible llegada al poder de Raisi por su papel en las ejecuciones masivas de presos políticos en la década de 1980.

Comité de la muerte

Al ex jefe de Estado se lo señalaba como parte del llamado “comité de la muerte”, un grupo de cuatro jueces que en 1988 emitió secretamente sentencias de muerte contra unos 5.000 presos encarcelados cerca de Irán, de acuerdo a lo denunciado por Amnistía Internacional.

Sin embargo, el régimen nunca reconoció esas ejecuciones y Raisi tampoco se refirió al respecto.

En sus años al frente del Gobierno Raisi mantuvo la política exterior del régimen de los ayatolás, con estrechos vínculos con el terrorismo internacional, siendo considerado por Estados Unidos y gran parte de Occidente como el principal promotor de los grupos extremistas a nivel global.

Enemigo de Israel

Ferviente enemigo de Israel, siguió la política de financiamiento y respaldo a grupo terroristas como Hezbollah (Líbano), Hamas (Palestina), y los rebeldes hutíes de Yemen. Apoyo que se intensificó en los últimos meses tras el inicio de la guerra en Gaza, y que llevó a una creciente tensión en Medio Oriente que perdura hasta la fecha.

En medio de la escalada de tensión, el régimen de Irán lanzó un ataque inédito el pasado 13 de abril contra territorio de Israel, con 350 drones y misiles, la mayor parte de los cuales fueron interceptados con la ayuda de Estados Unidos y de otros países aliados. Acción que Teherán dijo que fue una represalia por el bombardeo israelí del 1 de abril de su complejo de la embajada en la capital de Siria.

Por su parte, bajo el mandato de Raisi, Irán enriqueció uranio más cerca que nunca de niveles aptos para armamento nuclear, lo que aumentó aún más las tensiones con Occidente, ya que Teherán también suministró drones portadores de bombas a Rusia para su guerra en Ucrania y a grupos de milicias armadas de toda la región.

Raisi casi lleva a su país a una guerra con Israel y elevó al máximo las tensiones con Occidente.

También puede leer más noticias en Punto de Corte:

Síguenos a través de nuestras redes sociales: TwitterInstagramFacebook YouTube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *