16 julio, 2024

Suscríbete | Iniciar Sesión

Luis Vicente León: “los retos para recuperar la democracia liberal competitiva son titánicos”

Luis Vicente León: “los retos para recuperar la democracia liberal competitiva son titánicos”

Caracas, 22 de mayo de 2022. Para Luis Vicente León, una democracia liberal competitiva se trata de la división de poderes, la calidad institucional, alternancia en el poder, respeto al adversario, y a las minorías, es la independencia de los poderes. No solo la división de poderes, sino su independencia, y su compromiso con la Carta Magna.

Si uno mira ese gran concepto de democracia, argumenta el vocero, y mira la democracia venezolana, entiende que los retos para recuperar la democracia liberal competitiva son titánicos, porque estamos muy lejos.

Entérate: A Punto| Director de Datanálisis asegura que Maduro “sigue mejorando” en las encuestas aunque todavía está en una posición baja

Luis Vicente León es Presidente de la encuestadora Datanálisis, especializado en las áreas de prospectiva económica, política y social, investigación de mercados y análisis sectorial. Es economista egresado de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab), con maestría en Ingeniería Empresarial en la Universidad Simón Bolívar (USB) y diplomados en la Universidad Autónoma de México, Escuela de Organización Industrial de Madrid y en la Universidad Nacional de Taiwán. También ejerció la docencia en la Ucab y en el Instituto de Estudios Superiores de Administración (Iesa). Eso es lo que reseña el portal Poderopedia.

Punto de Corte conversó en exclusiva con el experto para medir la calidad de la democracia venezolana, y tocar algunos aspectos relativos a la oposición. Veamos lo que nos dijo.

-¿Cómo encuentra usted el estado de la democracia en Venezuela?

Más allá de cualquier intento de negociación, que siempre son bienvenidos, y que en algunos casos han logrado cierto nivel de incorporación -con el caso del CNE- es factible, o posible que se consigan algunas reglas de juego que permitan dirimir las diferencias naturales en la oposición.

O los intentos del Foro Cívico en el TSJ, que no tuvieron éxito. Más allá de eso, si ves el agregado el estado de la democracia es muy débil. En términos de los conceptos elementales de democracia liberal. En la medida en que una parte de la población está desmovilizada, el resultado de una elección es el reflejo parcial de Venezuela.

La combinación de factores lleva a elecciones, y quizás la revolución bolivariana va a querer mantener ese hilo conductor, pero el estado general de la democracia venezolana va mucho más allá de una elección.

Se trata de la división de poderes, la calidad institucional, alternancia en el poder, respeto al adversario, y a las minorías, es la independencia de los poderes. No solo la división de poderes, sino su independencia, y su compromiso con la Carta Magna.

Todos los poderes están supeditados al Ejecutivo

Si uno mira ese gran concepto de democracia, y mira la democracia venezolana, entiende que los retos para recuperar la democracia liberal competitiva son titánicos, porque estamos muy lejos.

La división de poderes está comprometida, las instancias gubernamentales responden a los intereses del oficialismo, y si respondieran a los de la oposición sería igual de malo. Se trata de que los poderes respondan a la Constitución.

El contra balance no existe, además de que responden al gobierno, están cooptadas por el Ejecutivo, y eso hace que le gobierno no tenga contra balances reales institucionales, incluso dentro de su propia fuerza revolucionaria.

-¿Y qué nos puede decir de la oposición?

En el lado de la oposición vemos presos políticos, políticos inhabilitados, exiliados, sin capacidad de volver a Venezuela, perseguidos. No digo que todos, Pero es llamativo que los principales líderes más resaltantes en las encuestas están inhabilitados: María Corina Machado, Leopoldo López, Henrique Capriles, con la excepción de Manuel Rosales.

Podrían surgir nuevos líderes, pero la inducción de líderes pervierte la competencia en democracia, Las condiciones de las elecciones no son competitivas.

Y esto no solo de parte del gobierno, sino una fractura de la oposición, si bien el responsable esencial es el gobierno, Esa fractura hace que la participación electoral sea exigua, y cuando lees los resultados de una elección no estás leyendo la expresión de las mayorías.

No votar coloca a la oposición en una posición pasiva

-¿Cuáles son los principales problemas de la oposición, según Luis Vicente León?

-Lo malo de la oposición no es que tenga diferentes visiones, opiniones, o que cada uno intente dominar la escena con su pensamiento. Eso es democracia. La misma no es un sistema de consensos, sino un sistema para dirimir el disenso natural del ser humano, pero con reglas comunes.

Es decir, el único consenso que se requiere en democracia es alrededor de las reglas de juego que vas a seguir para seleccionar de entre las diferentes opiniones, la que desees, y que todos los demás la sigan, aunque no haya sido la propia,

Ese consenso es el que, lamentablemente, la oposición no tiene. No es que no tenga consenso en cómo enfrentar a Maduro. Eso está bien, porque la única forma de que a ti te obliguen a pensar igual es en autocracia. En democracia yo no tengo que pensar igual que el otro, y te puedo rebatir, y puedo discutir. Pero tenemos que tener unas reglas.

-¿Y qué pasa entonces?

Porque si no lo que hay es un desorden que impide que avancemos. Y eso es un poco lo que le pasa a la oposición, que le faltan las reglas para unificar criterios que se toma alrededor de esas reglas.

La ha tenido cuando hablamos de primarias en elecciones presidenciales. Ahí han logrado que se alineen en dirección a la figura que gana. Y eso sí ha ocurrido en el pasado. Pero fuera de las elecciones presidenciales, la capacidad de la oposición de tomar decisiones conjuntas está muy comprometida, porque no tiene esas reglas comunes consensuadas.

 Ahora la decisión de ir a primarias y a elecciones en 2024 vuelve a ser un problema, No todos creen que hay que participar, piensan que van a participar en desventaja natural.

Lo que pasa es que según la Teoría de la Participación, eso de todas maneras hay que hacerlo. La oposición tiene la oportunidad de aglutinar a su gente, de demostrar su fuerza, de mantener sus partidos, y sobre todo, de sorprender a adversario, y luchar por las defensas de tus derechos cuando ejerces el voto. Si no ejerces el derecho al voto te ubicas en el plano pasivo, y lo que haces es desarticular la fuerza. Puede ser una protesta ética, pero tiene desde el punto de vista empírico la consecuencia de la desconexión de la gente con sus partidos.

Estas son las ideas de Luis Vicente León.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *