16 julio, 2024

Suscríbete | Iniciar Sesión

Nicmer Evans | Un llamado a la construcción de una referencia ética en la política venezolana

Nicmer Evans

“De aquellos polvos viene estos lodos”

Refrán popular de más de 600 años

El chavismo surge con el argumento de derrotar la corrupción del llamado puntofijismo. Esto de por sí plantea una lucha ética, que también surgió en la generación del 28 cuando el reto en Venezuela era superar la tiranía corrupta del gomecismo que se extendió con altibajos hasta el perejimenismo, en manos del militarismo hegemónico.

Hoy, las estructuras opositoras democráticas, que confrontan a la tiranía chavimadurista, en su desespero por el continuo fracaso en los intentos por reconstruir la democracia, y secos de recursos para avanzar en satisfacer el clientelismo político culturalmente heredado, han optado por reproducir los mismos mecanismos que han criticado de Chávez y Maduro: saquear la riqueza de la nación para poder mantener su hegemonía, distantes del clamor popular, y dispuestos a negociar como sea por mantener su status quo.

Parte de la oposición hoy

Esta dirigencia de parte de la oposición, representada por el llamado G4, ha sido tan cínica, que ha reconocido por escrito que es corrupta. Los partidos Acción Democrática (AD), Primero Justicia (PJ), Un Nuevo Tiempo (UNT) en un comunicado publicado el 27 de diciembre, hablando sobre las causas por las que han decidido defenestrar al “Gobierno Interino” afirman:

“En lo ético, el gobierno interino ha servido de marco de escándalos de corrupción en el manejo de los activos de la República.”

Cosa insólita, porque estos tres partidos fueron parte activa y protagónica del Gobierno Interino, lo que implica que esta afirmación es una confesión de parte de que todo el G4, incluyendo a estos tres partidos y Voluntad Popular, encabezado por Juan Guaidó fueron responsables de “escándalos de corrupción”.

Estos mismos partidos hoy, son los que tienen la hegemonía del proceso de negociación con el chavimadurismo en México, y por ende son los que tienen la mayoría en la Plataforma Unitaria, que designaron, en medio de un método desconocido, a los miembros de la Comisión de Primaria Presidencial, que hasta hace poco ha gozado de la aceptación de la mayoría opositora.

Por lo anterior es importante entender que la Comisión de Primaria la designó un grupo de partidos confesamente corruptos.

Qué hacer desde la Ética y la Política

En medio de este desastre, es bastante difícil para la ciudadanía confiar en los corruptos de siempre, y en los corruptos confesos de ahora, por lo que es una obligación por parte de quienes pretendemos ser parte de una alternativa política para la construcción de una nueva democracia, no ser parte de la comparsa que justifique la continuidad de los corruptos rojos, o los corruptos amarillos, naranja, blancos o azules.

El hartazgo ante la vulgar interpretación de la política maquiavélica que practican delincuentes disfrazados de políticos, hoy más que nunca nos conduce de manera definitiva a la construcción de un espacio de referencia ética y política distinto.

Para constituirse este espacio de referencia ética y política, debemos juntarnos quienes aún podemos ver a los otros a los ojos sin la posibilidad de ser señalados de corruptos y/o violadores de Derechos Humanos.

Un nuevo referente ético y político, no es un partido político o un comando de campaña de un candidato o candidata presidencial. Por el contrario, debe y tiene que ser un espacio de debate y formulación de orientaciones y desarrollo de acciones conducentes a reencausar a la política venezolana hacia un deber ser, y no para la profundización de pragmatismo y la miseria.

La propuesta

Un referente, así como lo que significó la Junta Patriótica, que en Venezuela entre 1957 y 58 condujo a la ciudadanía a la democracia, sin necesidad de que sea clandestina, sino más bien pública, orientadora y compuesta en términos de igualdad, es algo que clama a gritos el pueblo venezolano.

Una segunda boleta en la primaria opositora, tal como lo hemos planteado, para escoger democráticamente y desde las bases una nueva conducción política, sería ideal, pero la verdad es que hoy dudo que en esa primaria se pueda decidir algo que no sea conveniente para la hegemonía del G3, o G4, e incluso para Maduro.

Un llamado a construir un nuevo referente ético y político en Venezuela, es el clamor de todo el que vive o intenta vivir de su trabajo, y hoy doy un paso al frente para ser parte convocante de esta necesidad, dispuesto ha hacer lo que sea necesario para lograr el objetivo final.  

También puede leer en Punto de Corte

Síguenos a través de nuestras redes sociales: TwitterInstagramFacebook YouTube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *