Este miércoles fueron condenados a 15 años de cárcel y tres años de libertad vigilada, a La extesorera del fallecido presidente Hugo Chávez, Claudia Patricia Díaz Guillén, y su esposo, Adrián José Velásquez Figueroa.

Ambos ciudadanos venezolanos fueron extraditados desde España, país del que también tiene la nacionalidad, en el año 2022. Y en diciembre de ese mismo año fueron declarados culpables de lavado de dinero: ella de dos cargos y el de tres.

Díaz Guillén y Velásquez Figueroa llegaron a ser personas de confianza de Hugo Chávez. Se conocen como la “enfermera” y el “guardaespaldas” del presidente de Venezuela que falleció en 2013.

Ambos fijaron su residencia en España en 2016, porque el actual mandatario venezolano, Nicolás Maduro estaba tras de ellos, según alegaron.

Lavado de dinero por 136 millones de dólares

La Fiscalía los acusó de haber hecho una fortuna de 136 millones de dólares con una red de corrupción que aprovechaba cuando era tesorera nacional (2011-2013).

Esa es la cantidad que, según el juez Dimitrouleas, deberán restituir, además de pagar 150.000 dólares de multa entre los dos.

En un escrito que se incorporó al registro judicial del caso, la extesorera nacional de Venezuela pidió “compasión” al juez a la hora de imponerles sentencia.

Díaz también, subrayó que quisiera “colaborar” pero no pudo hacerlo por carecer de la información que le pidieron.

Se declararon no culpables

Díaz Guillén, y su esposo se declararon no culpables de los cargos que se les imputaban y no llegaron a un acuerdo con la Fiscalía. Caso contrario al otro venezolano, extesorero nacional y sujeto a la justicia de los Estados Unidos, Alejandro Andrade Cedeño, involucrado en la trama de corrupción y sobornos que ellos.

Con información de EFE

También puede leer en Punto de Corte

Síguenos a través de nuestras redes sociales: TwitterInstagramFacebook YouTube