27 mayo, 2024

Suscríbete | Iniciar Sesión

Derechos en Acción | Zair Mundaray:  Del escombro a la virtud

Del escombro a la virtud. Escuchamos a quienes dicen que hemos “tocado fondo” y que no es posible que peores cosas sigan pasando, sobre todo en materia de legalidad.
Del escombro a la virtud

Del escombro a la virtud. Escuchamos a quienes dicen que hemos “tocado fondo” y que no es posible que peores cosas sigan pasando, sobre todo en materia de legalidad.

A diario, vivimos el sepelio de la letra de la ley. Es como un velatorio que nunca concluye y que se prolonga a pesar de que recurrentemente pensamos en que no es posible mayor anomia y caos.

Cada cierto tiempo, escuchamos a quienes dicen que hemos “tocado fondo” y que no es posible que peores cosas sigan pasando. Sobre todo en materia de legalidad, donde el derrumbe de las instituciones parece eterno y los pedazos parecieran caer a un abismo sin límites.

Está claro que esta situación de ninguna manera es casual, por el contrario, forma parte del diseño revolucionario. En el que romper con el sentido, alcance y espíritu obligante de las leyes es fundamental para fomentar el caos que te permitirá hacer lo que te venga en gana desde el poder.

Derechos En Acción | Juan González Taguaruco: Derechos Humanos, Régimen Penitenciario e Internado Judicial Capital El Rodeo I (La Nueva Ergástula de Máxima Seguridad)

Cabe recalcar que la mayoría de las leyes tienen como propósito limitar el ejercicio del poder público, las normas señalan por principio de legalidad, que es lo que las instituciones pueden o no hacer en su relacionamiento con los ciudadanos y como se vinculan las instituciones entre sí.

Ningún Estado ha obtenido buenos resultados poniéndose de espaldas a la ley, por el contrario, si hay un elemento transversal de los modelos exitosos, es el apego a la legalidad y la seguridad jurídica.

Todo el mundo sabe de antemano que esperar, no hay sorpresas, ni discrecionalidad de los funcionarios, no importa el signo político del gobierno de turno, la ley se aplica y listo.

Derechos en Acción | Zair Mundaray: Castigar el pensamiento

La Venezuela actual carece de instituciones. Todas han sido demolidas a la par de este proceso destructivo de país que pretende sostenerse apalancado en la arbitrariedad.

Sin embargo, pareciera que la reinstitucionalización va ingresando progresivamente a la agenda política nacional.

Cada vez hay más voces vinculadas a los temas políticos, que abogan por la necesidad del rescate del Estado de Derecho y la legalidad como fórmula para regresar a la normalidad, la convivencia y la paz. 

La necesidad del cumplimiento de la ley empieza a tomar sentid. Y eso es un buen augurio de lo que podría ser el país en un futuro no muy lejano.

Derechos en Acción | Joel García: El sagrado derecho a la defensa

Venimos de discursos políticos de corte populista, en los que la mayoría estaba enfrascada en temáticas similares, donde era común escuchar la oferta de regalías, bonos, subsidios, comida, soluciones mágicas a los problemas sin ninguna referencia al esfuerzo que ello implica. A los deberes y corresponsabilidad de la gente, en fin, la oferta de la regalía del pescado y la plancha de zinc.

Para algunos actores políticos, el discurso de la legalidad resultaba poco atractivo para la población, hablar de separación de poderes, institucionalidad, derechos humanos y cumplimiento de deberes, había sido por bastante tiempo desplazado por una oferta política centrada en regalar de tarjetas de alimentación, dinero y sustitución de viviendas precarias por viviendas dignas.

Derechos En Acción | Zair Mundaray: ¿ A quién defiende la defensa pública en Venezuela?

Pero es que incluso esa agenda populista, no es realizable en un modelo de Estado como el que ha predominado hasta ahora, opaco, sin rendición de cuantas, altamente corrupto, en el que el poder tiene como objetivo la obtención de prebendas personales y de ninguna manera el servicio público.

La población ha venido comprendiendo que la democracia y las libertades se pierden en la medida en que la ley pasa a ser irrelevante, y peor aún, cuando se aplica con severidad a algunos por razones inconfesables, mientras otros tienen licencia para hacer lo que les venga en gana sin temor a ser alcanzados por sus consecuencias.

La gente entiende que los cambios han de ser estructurales, que las instituciones deben cumplir con su rol constitucional y además están obligados a dar respuestas a los ciudadanos pues no son pequeños jerarcas, sino servidores.

Derechos En Acción | Juan González Taguaruco: Responsabilidad del Estado Colombiano, en el caso de Lorent Saleh

La reclamación popular a favor de la separación de poderes nos dice que se ha logrado identificar éste, como uno de los problemas esenciales de la crisis, y que esta separación es el antídoto a la arbitrariedad y a la discrecionalidad de los servidores públicos, que termina convirtiéndose en abuso.

La calidad de vida como concepto integral, impregna todo el texto constitucional vigente, ese mismo que ha sido convertido en una entelequia por el poder.

Lograr ese estado de bienestar, tiene en el cumplimiento de la Constitución y sus principios, una herramienta primordial.

Ojalá que no se trate solo de echar mano de la retórica de buenas intenciones, y que en realidad pueda materializarse en el país un urgente cambio de rumbo en el que la barbarie y anomía sea desalojada por un proyecto de legalidad y virtud.

Twitter: @MundarayZair

Zair Mundaray es Abogado en Colombia y Venezuela. Ucevista, construyendo la maravilla del Derecho frente a la barbarie.

Punto de Corte no se hace responsable de las opiniones emitidas por el autor de este artículo

También puede leer más noticias en Punto de Corte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *