18 abril, 2024

Suscríbete | Iniciar Sesión

Corrupción le echa gasolina al fuego de las protestas laborales en todo el país

hambre - protesta

Para este 27 de marzo están preparando acciones de protesta simultánea en todo el país, anunció Pedro García. El dinero presuntamente malversado producto de la corrupción es el que necesitan los maestros, enfatizó Eduardo Sánchez, presidente de Sinatra-UCV. «Dinero hay para aumentar salarios y pensiones. Lo que sobran son los ladrones», reprochó Roberto Carpio, jubilado del Ipasme

Marchan con zapatos rotos. A veces, con un cambur en el bolsillo. Con pancartas hechas a mano. Y, ahora, con una nueva consigna: «No es el bloqueo, es la corrupción». La conflictividad laboral, muy presente en las calles venezolanas desde 2022, tomó un nuevo impulso cuando se destaparon los escándalos de presunta corrupción en la industria petrolera.

El lunes 20 de marzo trabajadoras y trabajadores de la Coalición Sindical Nacional protestaron en Puerta Tamanaco, el acceso a Plaza Venezuela de la Universidad Central de Venezuela (UCV). El martes, la dirigencia estudiantil ucevista le dio un plazo de cinco días a la ministra de Educación Universitaria, Tibisay Lucena, para que instale una mesa de trabajo en la cual abordar becas, comedor y transporte. El miércoles, trabajadoras y trabajadores públicos marcharon de forma unitaria desde plaza Caracas hasta el Ministerio de Educación.

Corrupción

«Eso que se llevaron, en esa tapita que levantaron, es equivalente a lo que necesita el magisterio para trabajar, pero quedó en manos de la corrupción. La corrupción se está robando el futuro de nuestros hijos», condenó Eduardo Sánchez, presidente del Sindicato de Trabajadores de la UCV (Sinatra-UCV).

En una asamblea nacional celebrada el sábado 18 de marzo trabajadoras y trabajadores de todo el país acordaron constituir un comité nacional de conflicto. Pedro García, presidente de la Asociación de Profesores Jubilados y pensionados de Caracas, detalló que intentan «agrupar todas las luchas en una sola lucha».

Para este 27 de marzo están preparando acciones de protesta simultánea en todo el país, anunció García. «Es probable que en Caracas haya dos y tres acciones, y las vamos a asumir como coordinadora nacional de trabajadores en lucha, porque sabemos que hay mucho descontento. La idea es ir avanzando en más unidad, más articulación para unir todo ese descontento y toda esa fuerza que está en este momento en la calle».

-¿Por qué deciden mantenerse en la calle?

-Nos mantenemos en la calle porque nos están matando de hambre y de mengua con ese salario y esa pensión de 130 bolívares, que son cinco dólares. Estamos en la calle porque nos arrebataron la seguridad social. Se mueren nuestros pensionados, nuestros adultos mayores, nuestros trabajadores porque no tienen seguridad social y nuestros hospitales ya sabemos cómo están. Estamos en la calle porque necesitamos recuperar la contratación colectiva que también nos arrebató el gobierno de Maduro. Estamos en la calle porque no les pagan las pensiones a los pensionados en el exterior. A los venezolanos que se fueron para poder comer, para tener una mejor calidad de vida, les suspendieron la pensión; siete años y cinco meses sin cobrar pensión del Seguro Social, lo que es una ilegalidad. Tenemos muchos motivos para seguir en la calle, y la lucha nuestra en estos momentos, principalmente, es por un aumento del salario y de la pensión mínima de acuerdo con la canasta básica. Ese es el objetivo fundamental.

Roberto Carpio, jubilado del Ipasme, subrayó que trabajadoras y trabajadores no van a desistir de la exigencia de un salario igual a la canasta básica, la lucha contra el instructivo de la Onapre y el memorándum 2792 y la defensa de las contrataciones colectivas. «No aceptaremos ese paquete que nos quieren meter de un contrato único para la administración pública», enfatizó.

Hoy «tenemos claro que no estamos buscando mesías, ya pasaron de moda los mesías, el problema va más allá. Y, gobierne quien gobierne, tenemos que defender los derechos de los trabajadores», apuntó Carpio.

-¿Por qué rechazan el contrato colectivo unificado?

-Porque sería un borrón y cuenta nueva para todas las luchas de los trabajadores en sus diferentes áreas, como salud, educación. Eso nos va a aniquilar las prestaciones, que son el ahorro familiar, y el salario, que es algo sagrado. Nos toca seguir apuntalando la unidad de los trabajadores ante un gobierno sordo, mudo y con alto nivel de corrupción y rechazo del pueblo.

-El gobierno afirma que no tiene dinero ¿Corrupción?

-Dinero hay para aumentar salarios y pensiones. Lo que sobran son los ladrones. Cada día vemos cómo señores del gobierno y de su partido… cosas asquerosas.

Parece no haber consenso sobre la posibilidad de una huelga general. Pero, de ocurrir, tendrá -como lo enfatiza Eduardo Sánchez- «un costo político muy alto para este gobierno».

Trabajajo elaborado por Vanessa Davies. Cortesía ContraPunto.com

También puede leer en Punto de Corte

Síguenos a través de nuestras redes sociales: TwitterInstagramFacebook YouTube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *