Dayana Cristina Duzoglou | Big Data: el gran hermano del siglo XXI

En esta era digital, cada aspecto de nuestras vidas está bajo la atenta mirada y análisis del Gran Hermano de la era digital: el Big Data.
Big Data

Loading

Bienvenidos a la matrix. En el siglo XXI, la privacidad se ha extinguido por completo. En esta era digital, cada aspecto de nuestras vidas está bajo la atenta mirada y análisis del Gran Hermano de la era digital: el Big Data.

“Hemos abrazado la hiperconectividad sin comprender que estábamos entregando nuestra privacidad y nuestro libre albedrío al Gran Hermano algorítmico, una entidad omnipresente que todo lo observa y manipula. Nuestros datos se han vuelto contra nosotros, alimentando máquinas que nos conocen mejor que nosotros mismos. ¿Tenemos la capacidad de recuperar el control y borrar las huellas digitales que nos condenan a un futuro vulnerable al hackeo?”

Periodistas, disidentes, y cada ciudadano del planeta, estamos ahora completamente desprotegidos frente al poder omnipresente de los datos. Gobiernos autoritarios como Rusia, China, Venezuela e Irán utilizan sistemas de vigilancia masiva altamente sofisticados para identificar y silenciar voces incómodas y perpetuarse en el poder.

Desde nuestras compras con tarjeta de crédito hasta nuestras publicaciones en redes sociales, todo es recopilado y utilizado para construir perfiles invasivos de cada individuo.

Así, se teje una red hipervigilante de control social y manipulación política, reminiscente de la distopía de ‘1984’ de George Orwell.

Incluso en democracias, el Big Data es el arma preferida para influenciar elecciones y expandir el autoritarismo.

El Foro de Sao Paulo (red de gobiernos de izquierda latinoamericanos, en su mayoría vinculados al narcotráfico y otras actividades ilegales), ha saboteado procesos electorales en toda Latinoamérica para concretar fraudes usando campañas de desinformación y microsegmentación gracias a datos robados.

Por otro lado, grandes corporaciones emplean tácticas de manipulación con el objetivo de aumentar sus beneficios.

Nuestra falsa sensación de libertad en internet es solo una ilusión. En realidad, navegamos en una granja digital donde el Gran Hermano de los datos moldea nuestro comportamiento sin que lo sepamos.

Ha llegado el momento de procesar esta realidad, despertar y ver si se pueden tomar medidas urgentes para proteger la privacidad de alguna manera antes de que, en un futuro, la distopia llegue a ser peor de lo que ya vivimos.

¿Qué es el Big Data y cuál es su importancia?

El Big Data se refiere a conjuntos masivos de datos generados por nuestras interacciones digitales que son recopilados y analizados utilizando poderosos algoritmos. Se ha convertido en el recurso más importante y peligroso de la era digital.

Importancia letal del Big Data

Permite vigilancia masiva sin precedentes, convirtiendo a gobiernos y corporaciones en Grandes Hermanos orwellianos.

Otorga poder predictivo para manipular mentes y moldear sociedades enteras a beneficio de quien controla los datos.

Permite la segmentación extrema de poblaciones en categorías psicográficas para micro-focalizar propaganda y desinformación.

Tiene la capacidad para influenciar elecciones, propagar ideologías viralmente y expandir el autoritarismo mediante algoritmos.

Los datos sobre nosotros son más intrusivos y reveladores que cualquier pensamiento expresado. Nuestra identidad queda expuesta.

Con la ayuda del Big Data, se monetiza cada aspecto de nuestra vida digital, desde amistades hasta búsquedas, sin compensación ni consentimiento.

Alimenta burbujas de filtro que polarizan sociedades y fomentan extremismos al encerrarnos en cámaras de eco.

El Big Data es el recurso definitivo para el control social, la manipulación comercial y política y la extinción de libertades individuales. Quien controla los datos, controla el mundo.

La Era de la Hipervigilancia Digital y la Pérdida de la Privacidad

Vivimos en una orgía digital donde todos somos, en mayor o menor medida, exhibicionistas por default. Cada minuto se suben 500 horas de videos a YouTube, se envían 188 millones de emails y se tuitean 500,000 veces. Es un aluvión interminable de datos personales que son utilizados para espiarnos.

Nuestra irrefrenable compulsividad digital es el combustible perfecto para esta bomba de vigilancia masiva.

George Orwell estaba adelantado a su época, pero subestimó las capacidades del Gran Hermano digital. El Big Data hace que la Psicopolicía de 1984 luzca amateur.

Hoy nuestros dispositivos son soplones a tiempo completo que delatan nuestras actividades cada segundo.

La red es el panóptico perfecto donde todos somos visibles todo el tiempo. Incluso el pensamiento es vigilado mediante rastreo ocular, pulsaciones y expresiones faciales.

El Big Data también le ha dado a los gobiernos poderes divinos para vigilar simultáneamente a millones de ciudadanos.

Pueden anticipar y sofocar revueltas incluso antes de gestarse gracias a sofisticados algoritmos predictivos.

La disidencia es detectada automáticamente mediante patrones en redes sociales y cámaras inteligentes con reconocimiento facial.

Ya no es necesario enviar policías a callar voces incómodas, ahora los propios datos nos delatan si osamos confrontar al Gran Hermano digital.

Las agencias de inteligencia poseen ahora capacidad ilimitada para recopilar datos de sus ciudadanos y construir intrusivos perfiles psicológicos y conductuales. Chatbots espías infiltran comunidades online para identificar blancos.

Cada clic es un rastro digital indeleble que te vuelve un libro abierto ante el Gran Hermano cibernético. La web profunda está infestada de programas maliciosos que roban masivamente información personal para expandir esta matrix distópica de vigilancia computarizada.

Los algoritmos nos han clasificado como ganado digital en categorías socioeconómicas y psicográficas ultra específicas.

Saben si somos solteros, divorciados, paranoicos o crédulos. Conocen nuestra orientación sexual, creencias religiosas y filiación política incluso antes que nosotros mismos.

Esta hipersegmentación permite campañas de manipulación “pret a porter” para cada individuo, robando el libre albedrío mediante perfilamiento predictivo y prescriptivo.

La privacidad es un concepto obsoleto en la era de hipervigilancia algorítmica. Hemos renunciado voluntariamente a este derecho fundamental al sobreexponer cada instante íntimo en las redes sociales.

Sin privacidad, la mente se vuelve otro engranaje dócil de la maquinaria tecnodistópica que busca homogeneizar conductas, opiniones e intereses.

El espíritu crítico y la disidencia intelectual son erradicados sistemáticamente por el Gran Hermano digital. Perdemos nuestra individualidad y nuestro libre albedrío en el proceso y ahí, el gran peligro de tofo este engranaje.

Algoritmos Predictivos y Prescriptivos: Manipuladores Digitales

Los algoritmos predictivos escudriñan incansablemente inmensos conjuntos de datos en busca de patrones ocultos, anticipando nuestras acciones digitales antes de que las realicemos.

Estos algoritmos son capaces de predecir nuestros deseos y necesidades incluso antes de que nosotros mismos lo hagamos.

A continuación, entran en juego los algoritmos prescriptivos, que utilizan estas predicciones para manipular nuestro entorno digital de manera sutil, influenciando así nuestros comportamientos.

Un patrón ilustrativo de esta manipulación se observa en la selectiva difusión de noticias falsas para fomentar la polarización política o en la saturación de anuncios de productos que se perfilan como nuestros próximos caprichos.

Un ejemplo reciente de esta práctica se evidenció en Venezuela, donde el régimen utilizó publicidad en YouTube y falsos audios para desacreditar a María Corina Machado, a pesar de ser una líder ampliamente respaldada en el país y una figura que podría guiar a Venezuela hacia la democracia y la prosperidad que disfrutaba antes de la llegada de Hugo Chávez.

Mediante estas técnicas algorítmicas, se refuerzan los sesgos cognitivos y se crean peligrosas cámaras de eco que fracturan sociedades y polarizan elecciones.

De hecho, un estudio reveló que el 64% de los usuarios de redes sociales quedaron atrapados en burbujas de filtro extremistas, lo que demuestra el impacto perjudicial de esta manipulación digital en nuestras sociedades.

La extinción de la privacidad y el libre albedrío

El Big Data ha eliminado cualquier noción de privacidad en la era digital. Solo en el 2021, se robaron 6.2 billones de registros con datos personales, desde contraseñas hasta información médica sensible.

Al entregar ingenuamente nuestros datos a corporaciones y Estados, les damos el poder de manipularnos y reducirnos a simples unidades predictivas y prescriptivas.

Se requieren urgentemente leyes de privacidad más estrictas. Por ejemplo, la GDPR europea multó a Google con $57 millones por violar leyes de consentimiento para datos. Asimismo, los algoritmos deben volverse transparentes y auditables para prevenir abusos.

De lo contrario, perderemos irremediablemente el libre albedrío y seremos peones aún más dóciles de lo que ya somos del Gran Hermano cibernético.

Nuestros deseos más íntimos pronto podrán ser hackeados por inteligencias artificiales que nos conocerán mejor que nosotros mismos.

Conclusión: ¿Terminaremos definitivamente esclavizados por nuestros propios datos?

Hemos ingresado en una nueva era distópica en la que nuestros datos se han vuelto en contra nuestra, sometiéndonos silenciosamente bajo el yugo de un régimen algorítmico opresor.

Lo que alguna vez prometió ser un horizonte de conocimiento, el Big Data se ha distorsionado hasta convertirse en el Gran Hermano que nos observa y manipula en cada paso que damos.

En esta batalla por la privacidad, hemos perdido terreno y nuestro libre albedrío pende de un hilo digital.

El tiempo apremia para detener esta locura antes de que las máquinas y los tentáculos de los datos nos devoren irremediablemente.

Es imperativo un acuerdo global para que se elabore una regulación ética estricta. De lo contrario, enfrentamos un futuro donde estaremos, como hoy, hiperconectados, pero profundamente desconectados de nuestra propia humanidad.

Las señales de alarma son evidentes en todas partes: guerras de desinformación, burbujas extremistas, manipulación comercial y política, así como el aumento del autoritarismo. Ignorar estas señales por más tiempo sería un acto de autodestrucción.

Nos merecemos un futuro donde la tecnología sirva a la humanidad en lugar de reemplazarla.

Twitter: @dduzoglou

Dayana Cristina Duzoglou es UMass Boston, Licenciada en Ciencias Políticas. Escribiendo sobre libertad, democracia y tecnologías disruptivas

Punto de Corte no se hace responsable de las opiniones emitidas por el autor de este artículo

También puede leer más noticias en Punto de Corte

Síguenos a través de nuestras redes sociales: TwitterInstagramFacebook YouTube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas recientes